Documental: Crisis alimentaria y crecimiento del subdesarrollo

19 01 2010




Factores que condicionan el subdesarrollo

14 01 2010

Al valorar las desigualdades existentes entre los países, hay que tener en cuenta muchos factores y no solamente los indicadores económicos. Hay condicionantes históricos, aquellos que se refieren a la evolución política, los que dependen de las características físicas y los recurso naturales, etc. Ninguno de ellos actúa por separado como una causa única, sino que se conjugan e interactúan entre sí.

Los principales factores que condicionan el subdesarrollo son los siguientes:

La colonización histórica

La colonización de territorios por parte de las potencias más poderosas es un fenómeno que se ha venido repitiendo a lo largo de la historia. Sin embargo, este proceso alcanzó su máximo desarrollo a partir de la conquista de América en el siglo XVI, y culminó en el siglo XIX coincidiendo con la revolución industrial. Se consolidó así el dominio político y económico de las potencias europeas sobre la mayoría del mundo:

La Deuda Externa

Algunos países recibieron ayudas para mejorar sus estructuras productivas en forma de préstamos por parte de instituciones financieras internacionales y de los países más ricos. Los intereses de esos préstamos han resultado muy elevados, por lo que hay Estados que han contraído una deuda altísima a lo largo de los años. Como tienen que destinar una parte muy importante de sus recursos económicos a la devolución de la misma, se encuentran con un fuerte obstáculo a sus posibilidades de desarrollo. En caso de incumplir sus obligaciones de pago serían excluidos de futuros préstamos.

La dependencia tecnológica

La falta de tecnología propia y de capacidad para asimilar la de los países desarrollados coloca a los más pobres en una posición muy desfavorable en el mercado mundial, ya que no pueden producir de forma competitiva. Además los avances tecnológicos han dejado obsoleta una parte importante de la producción de estos países, lo que ha supuesto una reducción de sus exportaciones y por tanto, de sus ingresos.

El elevado crecimiento demográfico

La natalidad se mantiene elevada en la mayoría de los países más pobres, mientras la mortalidad se ha reducido, provocando un fuerte crecimiento demográfico. Pero los alimentos disponibles no han crecido en la misma proporción. Por ello, los países pobres no pueden satisfacer las necesidades de toda la población, comprometiendo su futuro desarrollo.

Una salud y una educación deficientes

Las enfermedades y las hambrunas conllevan importantes problemas sanitarios para un país a corto plazo, y tienen un fuerte impacto a largo plazo. Los adultos enfermos y que presentan mal nutrición abandonan sus trabajos y las familias dejan de tener ingresos. Muchos niños se ven obligados a trabajar en sustitución de sus padres enfermos y a abandonar la escuela. La salud de estos niños se resentirá y su falta formación les impedirá optar a un trabajo mejor en el futuro. En consecuencia, los habitantes de los países presentan un bajo nivel de formación.

Los desiguales intercambios comerciales

Los países subdesarrollados sufren el bloqueo de sus exportaciones agrícolas por parte de los países ricos, que protegen su producción mediante subvenciones a sus agricultores, lo que les permite rebajar los precios de estos productos en el mercado mundial. Igualmente, los países encuentran barreras a sus exportaciones de textiles, alimentos procesados, bebidas y otros productos que de no ser así, podrían ser competitivos.

La guerra

Los conflictos armados, a menudo sostenidos por los propios gobiernos, suponen en muchas ocasiones la devastación de los países. Además de las pérdidas de vidas humanas y económicas, las naciones que sufren estos conflictos se quedan sin una mano de obra joven necesaria para su recuperación y desarrollo.

La corrupción política y la inestabilidad

La falta de estabilidad política y de un marco legal claro, así como la corrupción de los gobiernos condicionan a los inversores, que a menudo no se ven motivados para invertir en determinados lugares.





Los Hijos del Hambre No Tienen Mañana

13 01 2010

Un montaje audiovisual digno de ver y reflexionar.





Datos.

11 01 2010

Este es el estado del hambre y de la pobreza mundial en el 2008:

  • Hoy nuestro mundo alberga a 6,55 mil millones de personas. Population Reference Bureau (PRB)
  • Aproximadamente 5,1 mil millones de personas viven en países en desarrollo. Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD)
  • Más de mil millones de personas viven por debajo de la línea de pobreza internacional ya que ganan menos de $1 por día. Banco Mundial
  • La cantidad de crisis alimentarias en todo el mundo ha aumentado desde 1980, de un promedio de 15 por año a 30 por año. Desde 1992, las crisis alimentarias causadas por el hombre han ascendido a más del doble: de aproximadamente un 15 por ciento a más del 35 por ciento. Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO)
  • Prácticamente la mitad de las muertes de niños menores de 5 años se presentan en el África subsahariana, en donde el ritmo del progreso ha disminuido considerablemente debido a los endebles sistemas de salud, los conflictos y el sida. PNUD.

 

Datos sobre el hambre:

  • Once millones de niños menores de cinco años mueren al año a causa de la pobreza, y siete millones de ellos no llegan a su primer cumpleaños. ONGs españolas con motivo del Día Mundial del Niño
  • El hambre se manifiesta de diversas maneras además de la inanición y la hambruna. La mayoría de las personas pobres que luchan contra el hambre deben lidiar con la desnutrición crónica y deficiencias vitamínicas o de minerales, lo cual detiene el crecimiento, causa debilidad y mayor vulnerabilidad frente a las enfermedades. Pan para el Mundo
  • Más de 850 millones de personas de todo el mundo padecen hambre: 815 millones de ellas se encuentran en países en desarrollo. FAO
  • Cada día, casi 16.000 niños mueren de causas relacionadas con el hambre. Pan para el Mundo
  • La mayoría de las personas que padecen hambre en el mundo vive en zonas rurales. PNUD
  • La mala nutrición y las deficiencias calóricas provocan que casi una de cada tres personas muera prematuramente o quede minusválida. OMS
  • El hambre es la forma más extrema de pobreza ya que los individuos o familias no tienen dinero para cubrir su necesidad básica de alimento. Pan para el Mundo
  • A los pobres les resulta muy difícil obtener alimentos adecuados y nutritivos para sus familias y para ellos mismos. No llegan a consumir la cantidad mínima de calorías esenciales para gozar de buena salud y un crecimiento pleno. Un adulto necesita aproximadamente 2100 calorías por día y los niños necesitan aproximadamente 1500 calorías. FAO.

 

El agua y la salud

  • 1,1 mil millones de personas no tienen acceso al agua potable, el 84% de estas personas vive en zonas rurales. Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF)
  • Cuatro de cada diez personas en el mundo (el 59% de la población mundial) no tiene acceso a servicios sanitarios. UNICEF
  • Las enfermedades que son causadas por agua no potable y la falta de higiene cobran las vidas de 1,8 millones de niños por año y dañan seriamente la salud y el desarrollo de muchos otros millones. UNICEF
  • Las cuatro enfermedades infantiles más comunes son: la diarrea, las enfermedades respiratorias agudas, la malaria y el sarampión. Todas estas enfermedades se pueden prevenir y tratar. Sin embargo, la pobreza obstaculiza la habilidad de los padres de acceder a la inmunización y los medicamentos. La desnutrición crónica combinada con un tratamiento insuficiente aumenta enormemente el riesgo de muerte de un niño. FAO
  • Más de la mitad de las camas de los hospitales de los países desarrollados están ocupadas por personas que sufren enfermedades prevenibles y que son causadas por falta de agua potable y de higiene. Década del Agua, Naciones Unidas.




La pobreza en el tercer mundo.

10 01 2010

La pobreza es una situación o forma de vida que surge como producto de la imposibilidad de acceso y/o carencia de los recursos para satisfacer las necesidades físicas y psíquicas básicas humanas que inciden en un desgaste del nivel y calidad de vida de las personas, tales como la alimentación, la vivienda, la educación, la asistencia sanitaria o el acceso al agua potable. También se suelen considerar la falta de medios para poder acceder a tales recursos, como el desempleo, la falta de ingresos o un nivel bajo de los mismos. También puede ser el resultado de procesos de segregación social o marginación. En muchos países del tercer mundo, se dice que uno está en situación de pobreza cuando su salario (si es que tiene un salario), no alcanza para cubrir las necesidades que incluye la canasta básica de alimento.

Pero… ¿de dónde viene la denominación “Tercer Mundo”?

El término tercer mundo fue acuñado por el economista francés Alfred Sauvy en 1952, haciendo un paralelismo con el término francés tercer estado, para designar a los países que no pertenecían a ninguno de los dos bloques que estaban enfrentados en la Guerra Fría, el bloque occidental (Estados Unidos, Europa Occidental, Japón, Canadá, Corea del Sur, Australia y sus aliados) y el bloque comunista (Unión Soviética, Europa Oriental, China). Actualmente, de manera anacrónica (el “Segundo Mundo” del “bloque socialista” ha desaparecido como concepto), el término se utiliza, de manera poco precisa, para referirse a los países periféricos subdesarrollados o “en vías de desarrollo”, en contraste a los países desarrollados; en este último sentido actual, el término es utilizado a veces para referirse en bloque a todos los países no desarrollados, y a veces, para referirse sólo a los que registran los peores índices de desarrollo humano y económico. La analogía de relacionar los países en “vías de desarrollo” con el tercer estado está, en que los del tercer estado eran explotados por el primer y segundo estado, en términos más sencillos; cuando se refiere a país tercermundista quiere decir que es explotado en materia económica por las potencias mundiales en relación materia prima/producto facturado.

En general, las expresión “tercer mundo”, está orientada a describir situaciones de gran atraso económico-social, como el analfabetismo, el hambre, las carencias hospitalarias y de salud pública, las viviendas y servicios sanitarios precarios, una escasa expectativa de vida, etc.

Algunas de sus características comunes suelen ser el tener una base económica agraria, exportación de materias primas, una economía endeudada con los países más industrializados y escasa infraestructura. La democracia no consigue mucha estabilidad en muchos países del tercer mundo, donde se dan más frecuentemente gobiernos autoritarios o populistas, y en materia geopolítica cumplen un rol secundario -y en ocasiones subordinado- al concierto de las naciones.





4 01 2010

El cambio climático y el deshielo de los polos

Todo el planeta está concernido por lo que está ocurriendo en los Polos. Los Polos, dicen los científicos, son como espejos que nos envían la imagen de lo que nos espera, son como ecos del estruendo demoledor de nuestras sociedades avanzadas -es cierto- pero destructivas de los equilibrios de la Naturaleza.

Descubrir en los polos los caminos de la catástrofe.

Los polos se derriten, los bosques del Ártico parecen borrachos vacilantes, los osos hambrientos se entregan al canibalismo esperando la muerte, los hielos se abren anunciando la apertura de dos nuevas grandes vías marítimas y el acceso fácil a enormes y codiciados yacimientos petrolíferos… Estas y otras sorprendentes señales que nos están enviando los dos extremos helados de la tierra -principalmente el del Norte- llevaron a la comunidad científica internacional a lanzar oficialmente esta semana en París el “Año Polar internacional”.

Hace medio siglo se efectuó un esfuerzo similar pero en un contexto menos inquietante que el actual. Las sospechas de hace 50 años ya dejaron de serlo: son ahora realidades porque el calentamiento del planeta anuncia tiempos difíciles para la Humanidad. Esta vez, el Año Polar Internacional cuenta con la dedicación de 50.000 científicos que participan en 200 proyectos de diversos tipos, todos destinados a “tomar el pulso”, si así pudiera decirse, a los dos grandes enfermos que son el Polo Norte y el Polo Sur.

Dirigen esta singular orquesta de investigadores el Consejo Internacional de Ciencias y la Organización Meteorológica Mundial. Todos los esfuerzos están dirigidos a medir las superficies heladas en extensión y en profundidad, los vientos, las corrientes marinas, la salinidad de las aguas. Hay que calcular con exactitud el ritmo de la degradación en marcha, descubrir los mecanismos del deterioro, analizar sus efectos sobre el ecosistema y sus proyecciones para el planeta.

Todo el planeta está concernido por lo que está ocurriendo en los Polos. Los Polos, dicen los científicos, son como espejos que nos envían la imagen de lo que nos espera, son como ecos del estruendo demoledor de nuestras sociedades avanzadas -es cierto- pero destructivas de los equilibrios de la Naturaleza.

Al término de la Guerra Fría, la Marina norteamericana prestó a los hombres de ciencia algunos de sus submarinos fabricados para navegar bajo la inmensa y espesa capa de hielo flotante que constituye gran parte del Polo Norte. Cien mil millas fueron recorridas y los sonares de los submarinos apuntados hacia la superficie revelaron un derretimiento vertiginoso de la capa de hielo.

A ese ritmo, en 20 o 50 años desaparecerán en el verano las superficies heladas. Los osos perderán pie donde apoyarse para vivir y lanzarse a la caza de las focas, morirán de hambre. Ya se han observado en zonas desheladas en verano varios casos de osos hambrientos que se devoran.

En tierra firme de Siberia y de Alaska, se derrite en el verano una parte del permafrost, la tierra que se creía eternamente helada en profundidad. Lo que era tierra congelada se transforma ahora en fango, en barro frío donde los bosques de la tundra parecen enloquecer. Sus raíces pierden asidero, los árboles se inclinan a un lado y otro, o caen, en un desorden de pesadilla. Su apariencia les ha hecho ganar el sobrenombre de “bosques borrachos”.

Bueno, ¿esto es una lástima para esas zonas aislada y lejanas del planeta? ¡No! Se trata de un peligro para todo el planeta porque el derretimiento del permafrost libera en la atmósfera enormes cantidades de dióxido de carbono y de metano, gases aprisionados por el congelamiento del terreno y que, liberados, colaboran al efecto de invernadero.

Por otra parte, la masa de hielo flotante del Polo Norte refleja -rechaza- 80% de los rayos solares. Al desaparecer el hielo, los rayos son absorbidos por el océano en un 80% y así aumenta la temperatura del agua que contribuye al calentamiento general del planeta.

Por ahora este deshielo galopante no amenaza con provocar un alza notable del nivel de los mares.
Pero los informes indican que, si se agrava el calentamiento al punto de que Groenlandia comience a derretirse, el nivel promedio de los océanos subiría en nada menos que ¡siete metros!. Esta catástrofe no es para mañana, advierten los especialistas, pero si Groenlandia perdiera modestamente sólo un 10 % de sus hielos, los niveles de los mares crecerían en 70 centímetros lo que tendría consecuencias serias.

El gran proyecto del Año Polar Internacional es así una respuesta al gran desafío de una catástrofe anunciada. Hay que saber con precisión, medir, sondear, descubrir incluso exactamente la derivación, los caminos que toma el continente helado flotante. Los más sofisticados instrumentos ya están instalados o lo están siendo. Y las conclusiones servirán a los hombres políticos que gobiernan el mundo.

¿Les servirán realmente? ¿O continuarán dejándose llevar por los intereses económicos a corto e inmediato alcance? Al respecto hay para ellos la única “buena noticia” que nos llega del Polo Norte. Así como van las cosas, el derretimiento de la masa helada abrirá en verano dos amplios canales a la navegación de los barcos petroleros y de contenedores que, por sus dimensiones, ya no pueden pasar por el Canal de Panamá. Actualmente deben navegar por los mares del sur. La apertura de los canales del Polo Norte les permitirá economizar 4.000 kilómetros de navegación. Y además, quedará facilitado el acceso a fabulosos yacimientos petroleros y de gas de esas regiones antaño tan lejanas y hoy tan peligrosamente próximas.





¿Tú qué haces para frenar el cambio climático?

3 01 2010

Los problemas no se solucionan hasta que no se tiene consciencia de ellos. Son muchas las campañas que se lanzan para paliar estos cambios que provoca la alteración climática.

La más significativa y/o cotidiana, podríamos decir que es la del RECICLADO, además de otros ideas como el no derroche y la reutilización.

Lo que no se haga ahora no se podrá hacer después. Cada uno debe aportar su granito de arena…